Reparación de cubiertas existentes

Reparación de cubiertas existentes. Puntos a tener en cuenta

 

Detalles constructivos de cubiertas

Hace ya un tiempo, allá por mayo del 2011, escribí un artículo en el que enumeraba “10 consejos a tener en cuenta para la contratación de obras en tu casa“.  Aquel era un post bastante generalista, así que en esta ocasión quiero compartir con vosotros algo parecido pero centrándome en la reparación de cubiertas existentes.

Este tipo de obras suele traer bastantes quebraderos de cabeza a las comunidades de propietarios de edificios, pues es una obra que de no realizarse correctamente puede traer consecuencias bastante desastrosas, pero sin embargo no se tiene (o yo entiendo que no se tiene) suficiente información a la hora de afrontar la contratación de éste tipo de obras.

Es por ello que en este post me gustaría lanzar un cable a aquellas comunidades que se encuentra en la situación de contratar la reparación de la cubierta de su edificio, para que al menos tengan unas premisas que considero básicas y que les sirvan para poder valorar de otra manera, con un poco más de información, las propuestas que les lleguen.

Se trata por tanto de dar unas pautas, unas pinceladas sobre el tema, así que en esta ocasión os voy a pedir a los más técnicos que no me lo tengáis en cuenta, pero me voy a dejar los detalles técnicos para otra ocasión (no tardará, ya está en mente), de manera que al no entrar en tecnicismos y palabros facilite la lectura de aquellos a los pretendo ayudar con éste post… A los vecinos.

¿Por donde empezar?

Lo primero que habría que tener claro es el problema que tenemos.  Puede ser que se afronte la actuación sobre la cubierta por que se han producido filtraciones y por lo tanto es urgente reparar (las prisas no son buenas), o bien puede ser que ya se encuentre muy deteriorada la cubierta y por lo tanto ya sea imprescindible reparar para evitar humedades, o por último (y mucho más improbable en este país, por desgracia) es posible que aunque la cubierta se encuentre en buen estado visual y que no se produzcan filtraciones, se decida actuar sobre la misma en modo mantenimiento, mucho más barato a la larga pero que casi nunca se hace.

Dependiendo de la situación en que se encuentre la cubierta se decidirá actuar de un modo o de otro, aunque al final las soluciones buenas los son en todas las circunstancias y las malas, normalmente tomadas con criterios económicos, son siempre malas.

Aunque pueda quedar mal que lo diga yo, pero el primer paso que debería darse para evaluar los trabajos que necesita una cubierta para su reparación debería ser la contratación de un técnico.  En muchas ocasiones se cae en el error de contratar primero a un constructor (o varios) para que nos pase un presupuesto de reparación.  Salvo honrosas excepciones, lo normal es que el contratista nos ofrezca un presupuesto basado en lo que él sabe hacer, en lugar de basado en lo que la cubierta necesita.  Peor todavía si se contacta con varios contratistas, pues entonces cada uno ofrece lo que le parece y ahí empieza el embrollo de precios para escoger.

Para empezar con buen pie, lo mejor es contactar primero con un técnico que nos asesore.

En cambio, si se empieza por contactar a un técnico, lo primero que se hará será estudiar el estado de la cubierta, las circunstancias del edificio, el presupuesto disponible, las necesidades y otros muchos factores que llevarán a escoger una solución técnica adecuada para esa cubierta en concreto, de manera que una vez se tenga la solución adecuada ya se podrá ir a varios contratistas para que oferten la misma solución y poder por tanto comparar con criterio.

Criterios a tener en cuenta para la reparación de cubiertas

En ocasiones se producen fallos en cubiertas que pueden ser reparados de manera puntual, aunque es una práctica poco aconsejable, pues llevan a soluciones que normalmente acaban volviendo a fallar e incluso, en algunos casos, a agravar el problema inicial.

Reparación de sumidero en cubierta

Reparación puntual de cubierta en zona de sumidero.

No me voy a parar en las reparaciones puntuales, sino el actuaciones sobre cubiertas completas.

Según algunas estadísticas, los fallos más habituales en las cubiertas no son producidos por los materiales que se colocan, sino por la colocación de los mismos, es decir, por la ejecución de los trabajos, así que es de suma importancia la elección correcta de la empresa que se va a encargar de la reparación para reducir el riesgo de fallos en el futuro.

Los fallos más habituales en cubiertas son los producidos por la ejecución de puntos singulares y encuentros.

Además, hay ciertos puntos básicos que habría que tener en cuenta para escoger materiales o sistemas de cubierta, serían los criterios técnicos, que junto con los criterios de contratación, evitarán gran parte de los problemas que se pueden dar en una obra de éste tipo.  Si te parece empezaré enumerando los criterios técnicos.

Criterios técnicos para la reparación de cubiertas

  • Material existente.  Hay que tener en cuenta el material con el que está ejecutada la cubierta en estos momentos, el tipo de impermeabilización, el estado en que se encuentra el pavimento, la limpieza, la regularidad.  Vimos algunos ejemplos en otros posts del blog, como el que hablaba (con mucho “cariño”) sobre el clorocaucho.  En definitiva se trata de valorar los trabajos previos que habría que realizar para colocar el nuevo sistema de manera adecuada.
  • Uso que se pretende.  No será lo mismo reparar una cubierta de casetón de escalera a la que no va a acceder nadie que reparar una azotea a la que sube medio edificio a tender la ropa.  Los materiales a utilizar deberán ser unos u otros en función de cada uno de los casos.
  • Presupuesto de que se dispone.  No es un criterio directamente técnico, pero sí que es un condicionante a la hora de escoger una solución que se adapte a las posibilidades económicas de los propietarios.  Hay unos mínimos imprescindibles para garantizar la funcionalidad de la cubierta, pero a partir de esos mínimos se pueden encontrar diferentes opciones válidas.
  • Puntos singulares y encuentros.  Este es un factor más importante de lo que en un principio parece, pues si la ejecución decíamos que es la causa de mayor número de fallos, dentro de la ejecución el 90% de los fallos se producen en encuentros y puntos singulares (sumideros, encuentros con paredes, juntas de dilatación…).  Así pues, una cubierta con muchas esquinas, giros, sumideros o chimeneas será más difícil de ejecutar que una cubierta cuadrada y regular.  Esto puede condicionar la elección de un sistema u otro que facilité la ejecución de éste tipo de encuentros.
  • Pendientes de la cubierta.  Una cubierta con pendientes insuficientes tendrá más probabilidades de fallo que una cubierta con pendientes adecuadas, independientemente del material de impermeabilización que utilicemos.  Por lo tanto puede ser aconsejable invertir una parte del presupuesto disponible en mejorar las pendientes para asegurar el correcto funcionamiento de la cubierta.
  • Tipo de cubierta.  Básicamente se podrían diferenciar dos tipos de cubiertas (si, ya se que se puede dividir en más, pero permitidme los técnicos que no me meta a fondo) las cubiertas ventiladas y las cubiertas no ventiladas.  El tipo de cubierta con que nos encontramos va a ser un factor muy importante a la hora de escoger el sistema a utilizar, pues la elección de un sistema que no sea compatible con el tipo de cubierta que tengamos puede provocar problemas a medio y largo plazo difíciles de solucionar, como por ejemplo condensaciones.
Reparación de cubiertas. Huecos de ventilación de cámara de cubierta

Huecos de ventilación de cámara de cubierta

  • Necesidad de aislamiento.  Los edificios de hace unos años no tenían en cuenta el aislamiento térmico de las cubiertas.  En la actualidad es habitual aprovechar una actuación sobre la azotea del edificio para mejorar el aislamiento térmico (fenomenal) pero hay que tenerlo en cuenta para integrar esos trabajos en el sistema que se escoja para la impermeabilización, el pavimento y en definitiva para el resto de la cubierta.

Menos mal que no me he querido meter en temas más técnicos en este post, pues como veis hay muchos puntos a tener en cuenta a la hora de escoger un tipo de impermeabilización (sin profundizar, imaginad si profundizara).  Así que me reitero en que no se debe dejar una decisión tan importante a una empresa que seguramente va a ejecutar lo que está habituado sin tener en cuenta muchos de estos criterios.

Hablando de empresas para ejecutar la reparación, los siguientes puntos que voy a comentar van a ser los criterios a tener en cuenta para escoger una empresa que realice los trabajos (pincha para ir al artículo), pero creo que será mejor que lo deje para el siguiente post, no quiero aburriros alargando éste.

En cualquier caso, si no puedes esperar al siguiente post (solo es una semana), te invito a consultar algunos libros que hablan sobre el tema de la ejecución de impermeabilizaciones, humedades, cubiertas y todos estos temas relacionados con el artículo de hoy.  Los puedes encontrar en la página de LibrosDeConstrucción, donde además encontrarás libros de otros muchos temas relacionados con el sector de la construcción.

Seguramente me he dejado algunos puntos por comentar y que consideras que son importantes.  Te invito a utilizar los comentarios para completar el post y ayudar así a aquellos que lo utilicen como medio de consulta.

Actualización julio 2014:

Artículos de la misma serie de Reparación de cubiertas existentes:

Si te ha parecido interesante  no olvides compartirlo  con tus contactos en las redes sociales, quizá a alguno de ellos también le interese.  Gracias.

 

Enrique Alario · Arquitecto Técnico en Valencia · Arquitecto Técnico en Paterna · Máster en Tecnología de la Edificación · Perito Judicial

, , , ,

17 Respuestas a Reparación de cubiertas existentes. Puntos a tener en cuenta

  1. Jorge González Fernández 2 agosto, 2016 en 13:44 #

    https://www.youtube.com/watch?v=5HxWJxwc7ZM

    Este es el enlace de video de uno de los trabajos que solemos hacer a las Comunidades de Propietarios.

    Saludos

  2. emgocor 30 julio, 2016 en 1:23 #

    Buen artículo Enrique. Veo que se han utilizado alguno de nuestros productos de ChovA. En este enlace están dibujados y explicados los sistemas más habituales:
    http://chova.com/sistemas/sistemas-impermeabilizantes/
    Espero que os sirvan de ayuda.

  3. Iban 23 julio, 2016 en 23:27 #

    Totalmente de acuerdo que un facultativo haga un estudio, y un estado de mediciones especificando que materiales utilizar. De esta manera como bien dices todo el mundo valora lo mismo.
    yo trabajo para una constructora, la cual hacemos obra nueva pero también rehabilitación, y un factor para dejar una cubierta perfectamente ejecutada, es hacer el trabajo previo, como puede ser, picar regatas perímetrales, medias cañas, revisar pendientes, etc, con albañiles, pero para la impermeabilización, subcontratar a empresas especializadas exclusivamente a la colocación de telas, ya sea pvc, epdm o asfaltica.
    Otro factor importantísimo es hacer prueba de estanqueidad 48h para asegurar la perfecta ejecución de los trabajos.
    Saludos.

    • Enrique Alario Catalá 24 julio, 2016 en 16:56 #

      Gracias por tu comentario Iban.

  4. Paco Cuñat 6 marzo, 2014 en 17:02 #

    Una recomendación que no he encontrado es de tipo administrativo: comprobar, en caso de tratrarse de un edificio situdado en ‘casco antiguo’ si el edificio está catalogado con algún grado de protección arquitectónica y, en su caso, si afecta a los elementos de cubierta (pendientes, alturas, materiales, etc)

  5. ITECyL (@ITECyL) 25 febrero, 2014 en 12:01 #

    He de decir que me ha resultado muy interesante tanto el tema expuesto como todos los comentarios realizados, es cierto que hay técnicos de todo tipo, así como empresas de todo tipo, lo que debemos hacer es unir nuestros conocimientos para que nuestro cliente (común para ambos), reciba el mejor servicio.

    Creo que también se debe informar al cliente sobre los cometidos de las partes y lo que se debe exigir tanto al técnico como a la constructora, ya que creo que el gran problema de que los propietarios vayan a precio y no a calidad es que en muchos casos desconocen para que sirve cada parte implicada.

    Además creo que como colectivo (en general) hemos dado muy mala imagen a la sociedad y muchos nos ven como un trámite burocrático que para lo único que servimos es para guardarnos los dineros, por lo que si pueden evitarnos lo harán.

    En mi opinión debemos trabajar esta imagen y hacernos valer, existen técnicos muy buenos y constructoras muy buenas, pero al final la calidad se paga, por lo que hay que conseguir que la propiedad vea las diferencias entre unos y otros y la importancia de los especialistas, pues aunque la titulación general la tenemos todos igual, no todos nos hemos especializado y formado en lo mismo, esto es igual que un médico, todos estudian la misma carrera y cada uno se especializa en una cosa, y si te duele el estomago no vas al otorrino y viceversa.

    Un saludo.

  6. Manuel 11 febrero, 2014 en 21:02 #

    Excelente, Me gustaría saber de algún técnico especializado en cubiertas, titulado claro, que a parte de dictaminar y decirme como se pueden solucionar las filtraciones me garantice bajo a su riesgo si la solución que me de, llevada a la práctica, va a ser efectiva. Y por cierto, ¿ A caso cuando se construyeron las obras en cuestión no intervinieron técnicos? Será que antes y aún aun ahora la mayor parte de los que se hacen llamar técnicos no tienen ni pajolera idea de que hacer para prevenir tales consecuencias de humedad que muchos moradores están sufriendo. Sigo leyendo y veo que incluso hasta hay libros técnicos, pues bien, esos libros deben de estar con las hojas pegadas de no utilizarlos y siguen siendo los mismos que existían cuando se realizaron las obras que ahora dan problemas. Por último: se pueden utilizar términos técnicos en las exposiciones pues aunque profanos no estamos tan ayunos de conocimientos como para no entender más allá de que lo que hace falta es un técnico y ala a pasar por lo que nos diga, como es técnico. No nos olvidemos de los profesional que se ha dedicado siempre a la ejecución de cubiertas y que intuyen problemas con años de adelanto, pero tuvieron que pasar muchas veces por los engominados de turno, si los engominados que llegaban a la obra y cómo habían salido de la facultad estaban sobrados de conocimientos y el humilde sabio de manos agrietadas tenía que aguantar.Que bueno hubiese sido escuchar a esas mentes repletas de conocimientos, pero no, prevalecía lo de yo soy el técnico, si esos que usted nos recomienda. Pues bien de esas aguas estamos limpiando los lodos. Recomiende usted fe en los profesionales que hacen de técnicos y todo. Sería muy interesante ver a un técnico que él mismo a parte de dictaminar vaya y con sus conocimientos realice el trabajo, sepa que los profesionales si lo hacen.

    • Juan Manuel Vega 12 febrero, 2014 en 0:15 #

      Estimado Manuel, la verdad que me vienen tantas cosas a la cabeza que no se muy bien por dónde empezar. Con el permiso del autor del blog me voy a permitir contestarle. En primer lugar, si quiere un Técnico especializado en cubiertas no tiene más que contactar con Enrique Alario sin ir más lejos. Si usted quiere que un Técnico le garantice la solución que le propone, encárguele la redacción de un proyecto y la dirección de la obra y, si algo no funciona bien, estará amparado por las garantías que establece la Ley y por el seguro de responsabilidad civil que el Técnico debe tener para ejercer su profesión. Y hablando de garantías, cuando se construyeron esas obras a las que hace referencia, si los moradores tenían problemas de humedad por filtraciones en cubierta, debían haber reclamado en los plazos establecidos a tal efecto. Si hubieran consultado a un Técnico, que hubiera realizado un informe pericial que acompañara a la reclamación, le aseguro que lo habrían resuelto. Otra cosa bien distinta es que esos moradores a los que usted hace referencia no hayan realizado un correcto uso de la cubierta y un mantenimiento adecuado de su edificio. Para esto por cierto también pueden ser útiles los Técnicos. No le discuto que en este gremio, como en todos, hay de todo. Pero de ahí a decir que “aún ahora la mayor parte de los que se hacen llamar Técnicos no tienen ni pajolera idea”, me perdone usted pero discrepo. No quiero entrar en otros jardines, pero cuando se encarga un trabajo a un Técnico, por desgracia, también se suele ir al precio más bajo. Y como usted comprenderá las cosas buenas, se pagan (también habrá oído decir eso de que “lo barato sale caro”). Respecto a los libros, pues tal vez tenga parte de razón, pero ha ido usted a “matar al mensajero” ya que precisamente los que estamos aquí es porque nos gusta leer entradas como las que publica Enrique, y consultar algunos de esos libros que nos recomienda. Aprovecho para decir que no conozco personalmente a Enrique pero le felicito por su trabajo. En cuanto a la terminología, le aseguro que si mi compañero escribe un artículo técnico, el que no lo sea es probable que no se entere de casi nada. Y no entiendo porqué se ofende usted ya que en una prueba pericial, el informe que encarga el juez al perito judicial debe redactarse en términos que sean perfectamente comprensibles para cualquier persona sin formación relacionada con la materia (y estaremos de acuerdo en que su señoría no es precisamente una persona inculta). En una cosa estamos de acuerdo; me parece bien ser críticos con el trabajo de la gente a la que contratamos, por lo que si le queda alguna duda respecto a la solución planteada por su Técnico, siempre puede recurrir a una segunda opinión. El único inconveniente es que necesitará a otro Técnico. Para ir terminando he de decirle que, al menos en mi caso, nunca he usado gomina y la verdad es que cada vez me queda menos pelo, por lo que no me he dado por aludido cuando habla de “los engominados”. Y tampoco lo he hecho porque los buenos profesionales suelen ser gente humilde que sabe escuchar y aprender de la experiencia de otros profesionales. Al principio me daba algo de apuro preguntar porque se supone que “el engominado de turno” tiene que saberlo todo. A día de hoy no tengo ningún reparo. Eso si, recibo la respuesta, la analizo y saco mis propias conclusiones. No quiero terminar sin reiterarme en la absoluta necesidad de contar con un Técnico. Ah, por cierto, si tiene lodos en la cubierta, tenga por seguro que tiene obstruidas las bajantes. Consulte con un Técnico. (Disculpe el tono irónico pero no se puede entrar como elefante en una cacharrería y faltar el respeto del modo en que usted lo ha hecho). Enrique, gracias por tu trabajo. Un saludo.

      • Manuel 12 febrero, 2014 en 13:31 #

        D. Juan Manuel: Me apetece contestarle, eso sí, sin ánimo de entrar en un intercambio epistolar, pues creo que este medio está orientado a otros servicios

        Veo que ha leído detenidamente lo que he escrito, a juzgar por los adornos irónicos de su relato, se nota que le impactó o le incordió mi comentario.
        Con brevedad, empiezo por el final:
        Aunque usted lo haya percibido, no tengo esa sensación de haberle faltado al respeto a nadie. He dicho que hay muchos técnicos que no tienen ni pajolera idea de cubiertas o de impermeabilizaciones y lo mantengo con datos en la mano. Cubiertas que a priori se presumió que iban a funcionar perfectamente están dando resultados nefastos y catastróficos y he dicho que esas cubiertas han sido dirigidas por técnicos, técnicos que muchas veces han despreciado las indicaciones de los profesionales. No entraría en valoraciones si se tratase de casos aislados, pero por desgracia son muchos, muchísimos los problemas de filtraciones y sencillamente es penoso ver a inquilinos que a parte de sufrir y cargar con las consecuencias de la insalubridad de sus viviendas tienen que sufragar unos gastos extras. Bueno, según usted, tienen el amparo del seguro del técnico que casi nunca tiene la culpa, después el amparo judicial que admite las demandas precisamente contra los técnicos y es en donde su Señoría, que no es inculto, estima las opiniones y dictámenes de técnicos contra técnicos. Al final termina casi siempre pagando el desesperado sufridor. No le pase por alto de que a quien suele demandarse es a la empresa constructora, esta al técnico y como responsable económico termina asumiendo el seguro, eso si el técnico no es espabilado, pues si lo es va a convencer a su Señoría de que no es su culpa y se la va a endosar al morador.
        -Quiero dejarle claro que en ningún momento de mi opinión me he referido a persona en concreto. Lo único que hice fue opinar sobre algo escrito y a la vez aproveche para defender la labor de los profesionales de manos agrietadas que para mí son los verdaderos libros de consulta.
        Por último: No me asegure usted tan contundentemente que si tengo lodos en la cubierta es causa efecto de tener obstruidas las bajantes ¿ cómo sabe usted que mi cubierta no es muy inclinada y además carece de canalones ?
        Y ahora que me doy cuenta, ese símil de “elefante chatarrería” si me atribuye a mí lo de elefante, me le está llamando chatarreros a los técnicos, Hombre no, un respeto.
        Gracias por tomarse la molestia de leerme y atacarme. Se me había olvidado, permítame que me presente, Soy técnico de cubiertas.
        Saludos a usted y a todos los que nos lean.

        • Juan Manuel Vega 13 febrero, 2014 en 19:01 #

          Hola Manuel. Creo que, en línea con el espíritu constructivo del blog, sólo cabe decir que todos llevamos parte de razón en los planteamientos. De hecho estoy seguro de que estamos de acuerdo en más cosas de las que parece, sólo que las formas también son importantes. Disculpa por mi respuesta, no es ningún ataque, simplemente la forma en la que expusiste el tema me pareció ofensiva. Lo que tenemos que procurar todos es hacer las cosas bien y sumar esfuerzos en lugar de restar. Así pues, asunto resuelto. Disculpas también a Enrique si hemos entorpecido de algún modo el objetivo de esta entrada, aunque por otra parte de todas las intervenciones se puede sacar algo productivo. Saludos.

          • Manuel 13 febrero, 2014 en 19:54 #

            Tema zanjado y asunto resuelto.
            Saludos cordales.

  7. Juan Manuel 11 febrero, 2014 en 12:28 #

    Si, estoy de acuerdo con todos los comentarios. Por desgracia cada vez que a alguien se le ocurre pedir presupuestos para impermeabilización de terrazas u otras reparaciones necesarias en una comunidad, están mas pendientes en ver los número finales, que la calidad de los materiales, o los procedimientos si son correctos o no, e incluso el interés de la persona que explica y responde posibles preguntas. Son cosas que parecen estar menos valoradas. Yo procuro siempre dar una buena atención y una buena inspección en mis trabajos iniciales, suelen ser siempre, trabajos con posibilidad de finales felices. Pasaros por mi web si queréis echar una ojeada: http://www.artesrehabilitaciones.com

    Un abrazo!!

  8. Juan Manuel Vega 10 febrero, 2014 en 19:14 #

    Es un buen consejo mejorar las exigencias funcionales de las cubiertas, como el aislamiento térmico, cuando se aborde una actuación de este tipo. Por supuesto, es necesario contar con un técnico tal como indicas, que además del asesoramiento técnico y económico puede gestionar todo el tema de licencias. Pero además están las cuestiones relacionadas con la seguridad. Las Comunidades de Propietarios deben solicitar a la empresa a la que contraten para realizar estos trabajos, al menos, una evaluación de riesgos específica para la obra y el nombramiento del Recurso Preventivo, por no hablar de la apertura del centro de trabajo… Por descontado, si interviene más de una empresa o trabajador autónomo debe consignarse el Libro de Subcontratación y la Propiedad debe designar un Coordinador de Seguridad y Salud. Nosotros (los técnicos) lo conocemos bien, pero no así las Comunidades de Propietarios ni en muchos casos los Administradores de Fincas. Creo que después de esto queda claro que la contratación del técnico es, bajo mi punto de vista, imprescindible.

  9. José Rivera 10 febrero, 2014 en 11:21 #

    Hola

    Quiero comentarte mi caso y si es posible, tener tu opinión.

    Tengo un unifamilar con cubierta plana de unos 120 m cuadrados de planta con un peto perimetral de unos 50 cm de altura.

    La impermeabilización actual consta de lámina de vinilo con geotextil, recrecido de mortero de 10 cm y capa de grava.

    La primavera pasada empezaron las primeras filtraciones, debido al picado de la lámina, posiblemente por mala práctica en la ejecución del recrecido.

    En cuanto se acaben las lluvias, contrataré la nueva impermeabilización y aquí es donde no se cual será el mejor sistema.

    Por un lado me ofrecen la opción de resina de poliéster con malla de fibra de vidrio y catalizador, gelcoat y acabado final con caucho elastómero sobre el que se volverá a poner la capa de grava.

    Por otro lado, tenemos imprimación asfáltica, más lamina bituminosa de 3k/m, más lámina bituminosa de 4k/m, más doble capa geotextil, sobre el que se volverá a poner la grava. Opcionalmente tengo la posibilidad de incluir paneles rigidos de poliestireno de 3 cm y 35 k/m.

    La situación geográfica es La Coruña, por tanto lluvias intensas en invierno y en verano por la situación y orientación temperaturas de más de 40º.

    A la cubierta solo accedemos dos veces al año para cambiar el fluido de los paneles solares.

    Teniendo en cuenta lo anterior, ¿que opción será la mejor?

    Gracias por tu tiempo.

    • Pepe 25 febrero, 2014 en 10:16 #

      Hola José! Muy bien explicada tu situación. yo en primer lugar reutilizaría la grava y no me iría a paneles ni láminas autoprotegidas sin nada más. Lo que es importante es que la impremeabilización conste de las sig capas:

      Mortero de reguralizacion ( para proteger la lámina)
      Lámina ( 3 -4 k/m)
      Mortero de protección ( para que la grava no cause daños a la lámina.
      Ya que va cubierta de grava, dale una pendiente abundante, del 2% para que el agua tienda a bajar y no concentrarse en puntos débiles o mal ejecutados causando filtraciones.

      Espero que te sirva, un saludo !

  10. Jorge Almeida 10 febrero, 2014 en 10:38 #

    Muy bien explicado Enrique y un más que justo guiño a los técnicos. Obviamente casi nunca es problema del material, si no no darían alegremente una garantía de 10 años. Aunque por mi experiencia en cubiertas (Paneles, in situ, invertidas, bituminosas, PVC) los problemas de aplicación suelen aparecer al principio solventándose en el período de garantía, y como bien dices en puntos singulares y encuentros (O algún despistado con un tornillo en la bota que la “pincha”). Los problemas que me aparecieron con el tiempo en obras que gestioné fueron derivados de aspectos de diseño de estructura iniciales (Pendientes, Canalones, mal reparto de sumideros, etc..), pero principalmente de un inexistente mantenimiento de la cubierta.

    Un saludo,

  11. AKBI ArquitectosNacha 10 febrero, 2014 en 10:13 #

    Desde luego que todas las CCPP deberían tener en centa la profesionalidad y experiencia de las empresas que contratan para realizar trabajos en sus edificios. Tristemente no es así y el factor condicionante suele ser el económico, es decir, “..los más baratos..”
    La elección errónea de una empresa por parte de la CCPP conlleva más trabajo para el técnico (mayor número de visitas a obra, mayor duración de las mismas, …) y generalmente objetivos de obra insatisfechos.

Anímate a participar, deja un comentario...

Utilizamos cookies propias y ajenas para facilitar el uso y elaborar estadisticas. Si continúas navegando, consideramos que acepta su uso más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar